Europa: Máster Online en Big Data y Data Science

Esfuerzos institucionales y empresariales ayudan a dinamizar el gigantesco mercado de los datos. El poder que proporciona el Big Data para adelantar proyectos fundamentales del proceso de construcción europeo convierte al sector en el más prometedor de los próximos años. Se triplica la demanda de Expertos y Especialistas.

¿Recuerdan el programa marco Horizonte 2020? Es la iniciativa de la Unión Europea para reunir sus más importantes esfuerzos en investigación e innovación entre los años 2014 y 2020. Con un presupuesto de 76.880 millones de euros, el programa pretendía cimentar el liderazgo industrial europeo mediante la excelencia científica y la superación de grandes retos de índole social.

El desarrollo de tecnologías que fomenten la competitividad de Europa es algo que todos entendemos como fundamental. Entre otras razones, porque las economías y bloques a los que se enfrenta la UE juegan con reglas en extremo maleables, en términos ambientales, de derechos laborales, etc., hablamos de China, EE.UU, Rusia o India. Pero también porque no aparece en el horizonte una auténtica transformación en los modos de producción, capaz de responder a las grandes preocupaciones sobre la supervivencia y prosperidad de la nuestra y demás especies.

Estando así las cosas, el trazado de una política que integre los procesos entre la generación de conocimiento y el mercado parece lo más responsable. Horizonte 2020 pretende entrar en las líneas de investigación estratégicas comunitarias (con la idea prima de trabajar en torno a las prioridades marcadas por los habitantes de la Unión), programas piloto para la fabricación y pruebas de concepto, transferencia tecnológica, la cuestión social y apoyos financieros (garantías, capital riesgos y apoyo público a lo pre-comercial).

Por supuesto, en este programa marco los equipos y consorcios participantes están bajo unas exigencias para la competencia al más alto nivel. En resumen, los tres pilares de Horizonte 2020 (Retos Sociales, Ciencia Excelente y Liderazgo Industrial) quieren concatenar en una idea-símbolo por la que, tal vez, valga la pena reforzar las apuestas: Mas Europa.

EUROPA EN EL BIG DATA

Es decir, debe introducirse una reflexión sobre lo siguiente: a pesar de sus grandes deficiencias políticas, estructurales, etc., la Unión Europea es un bloque económico-político y un contexto sociocultural que se plantea a sí mismo retos que, en realidad, son del conjunto del mundo: combatir el cambio climático, mantener la paz y la justicia social, seguridad alimentaria, generar nuevos esquemas de movilidad y transporte, entre muchos otros.

Ahora bien, nos estamos refiriendo a retos totalmente marcados por las nuevas tecnologías, la digitalización y el Big Data. Una vez que tenemos claridad acerca de que el océano de los datos codifica claves para lograr un entorno más limpio, eficiente y seguro, la perspectiva de los esfuerzos científicos experimenta ciertos cambios de tipo metodológico. En todo aquello que entendemos por economía fundada sobre el conocimiento, las herramientas para la analítica de datos se convierten en parte integral.

El análisis de los datos pasa a ser transversal en múltiples campos del saber. De esta forma, proyectos de investigación y desarrollo de nuevas tecnologías para ámbitos de importancia capital en Europa (energía, transportes, agricultura, salud y educación, etc.) generan su conocimiento base a partir de interpretaciones hechas sobre el análisis de los datos.

Existen varios cometidos en clave europea alrededor del Big Data. Como la plataforma Big Data Europe, que busca empezar a construir una universalidad en el acceso a los datos a la vez que intenta reducir la complejidad del propio análisis. Al acercar la ciencia de los datos a grupos más pequeños, han podido crear una plataforma integrada común de código abierto que añade una ayuda semántica para abordar con algo de orden la variedad de formatos. El paso hacia la generación de una comunidad con instrumentales para unificar criterios descriptivos es central en este tipo de proyectos, sencillamente reina el caos sin una guía que unifique la comprensión sobre la información disponible. Esta suerte de estandarización permite, igualmente, que las soluciones hechas para un nicho o problema concreto puedan adaptarse o aprovecharse para otras necesidades.

Para el 2017 ya se contaba con una versión más o menos definitiva de la plataforma, que marchaba con un esquema de proyectos originales en sintonía con los primeros objetivos estratégicos. Salud: con Open PHACTS, una plataforma para ayudar en el diseño de productos farmacéuticos y otros asociados a la industria. La interfaz canaliza datos provenientes de varias empresas y asociaciones. Agricultura: con SC2, dedicado al sector vitícola, centrando datos sobre cultivos, clima, producción, especies, etc. La plataforma, además, reúne publicaciones científicas. Energía: con un proyecto que recoge datos provenientes de sensores asociados a la generación de renovables. Clima: con NCSR-Demokritos, que pone a disposición datos climáticos útiles para la generación de modelos de estudio y predicción. Existen otros importantes proyectos sobre Movilidad y retos sociales.

A principios de este año 2019 se supo que varias entidades españolas obtuvieron 3.638,1 millones de euros en subvenciones para proyectos de investigación e innovación presentados a Horizonte 2020. El país está en el cuarto puesto de los socios europeos que han atraído fondos de este programa.

El Big Data generó en España ingresos de 218 millones de euros en el 2018. Según la plataforma Infojobs, la demanda de científicos y analistas de datos se ha triplicado. En el entorno europeo las plataformas Big Data crecen a un 48% en el 2019 (Cloud computing).

BIG DATA EUROPEO EN EL 2020

Según datos de la Comisión Europea, en el 2020 la “nueva industria” del Big Data ocupará a 10,43 millones de personas (con un crecimiento del 14,1%). La demanda de Expertos y Especialista en Big Data y Data Science se reparte entre gestión, almacenamiento, análisis, visualización, etc.

El sector, por otra parte, activará a 359.050 compañías relacionadas con los datos (con crecimiento anual de 8,9%); cerca del 60% se concentran en Alemania, Italia, España y el Reino Unido. Casi un 70% del mercado del Big Data se reúne en esos países, más Francia. En el 2020, las previsiones dicen que el mercado de los datos significará 739 mil millones de euros. 106.800 millones de euros serán beneficios de compañías (con un crecimiento del 15,7% anual). La misma fuente considera que en el 2020 el 20% de los ciudadanos basarán sus decisiones en los datos.

Todas estas cifras hablan de un crecimiento espectacular que abre un universo de posibilidades profesionales, aptas para cuadros o jóvenes en pleno proceso formativo que se planteen seriamente estar a la vanguardia de estos grandes cambios en la forma de producir y solucionar los retos de la próxima década (link interno). Se trata de un esfuerzo del que hace parte la Universidad pública, con programas versátiles y grandemente adaptables, entre los que destaca el Curso de Experto, Especialista y Máster en Big Data y Data Science de la UNED.

  Curso de Experto, Especialista y Máster en Big Data y Data Science de la UNED