El próximo 27, 28 de octubre tendrá lugar un curso breve (presencial y online) en el Centro Asociado de la UNED en las Islas Baleares que llevará por título BIG DATA Y DATA SCIENCE: RETOS Y APLICACIONES. Su realización otorgará 1 crédito ECTS y 2 créditos de libre configuración y será impartido por los directores de este programa de Experto, Especialista y Máster en Big Data y Data Science de la UNED. La matrícula está abierta.

El curso comienza, precisamente, con: ¿Qué se entiende por Big Data y Data Science?

En los tiempos que corren ya no es posible alegar algún tipo de “cándida inocencia” sobre ciertas cuestiones como, por ejemplo, la forma en que las tecnologías de manejo de la información impactan en el ámbito empresarial y la vida cotidiana. En tal sentido, este tipo de formaciones son de gran importancia: permiten llevar ágilmente (los alumnos pueden elegir la asistencia desde casa o presencial) hasta un público muy amplio las claves de una revolución que no está por venir, sino que ya ha empezado.

Algunos ejemplos centrales de la influencia del Big Data en el mundo de la empresa (explicados recientemente por el Dr. Juan A Vicente Vírseda en su conferencia “La nueva realidad”, del 2 de octubre en el Ateneo de Madrid) son la forma como se contrata en las grandes compañías: programas que generan perfiles y dan probabilidades de éxito. O el universo de las redes sociales y las tecnologías de GPS. Muchos plantean la conducción autónoma de vehículos, como en China a partir del 2019. Ciudades inteligentes (como los proyectos presentados por BBVA para Madrid, México y Barcelona). Es decir, los datos se han incorporado como activos estratégicos en las empresas.

Dr. Juan Antonio Vicente Vírseda y Dr. Mauricio Beltrán Pascual - Conferencia Big Data y Data Science: la nueva realidad (Ateneo de Madrid, 2 de octubre del 2017)

Dr. Juan Antonio Vicente Vírseda y Dr. Mauricio Beltrán Pascual - Conferencia Big Data y Data Science: la nueva realidad (Ateneo de Madrid, 2 de octubre del 2017)

Esferas como el Internet de las cosas o la conducción autónoma, como es conocido, están dependiendo de una profundización en el desarrollo del 5G, la quinta generación en tecnologías de telefonía móvil.

Otras cuestiones están ya bastante avanzadas como los modelos virtuales aplicados a procesos industriales, en los que el diseño y las simulaciones se hacen vía informática. Tenemos un caso importante en las pruebas de resistencia y la diferencia entre chochar un vehículo real contra un obstáculo y hacer cientos de pruebas virtuales (con la correspondiente reducción de costos).

En la pasada Strata Data Conference en Nueva York, también comentada en la conferencia del Ateneo de Madrid, se abordó, además, el lado social del Big Data: se expusieron proyectos sobre cómo la monitorización y tratamiento de datos ha permitido seguir con un gran nivel de detalle la evolución de enfermedades devastadoras como el ébola. Así como muestras de modelos para combatir el fraude fiscal o, incluso, el control de seísmos. Entre las conclusiones generales de este encuentro, donde participaron las mayores empresas del sector, está que la economía del futuro próximo va a depender de los datos, de su análisis y del machine learning.

Pero esta Strata Data Conference también vivió un debate sobre el “trabajador aumentado”: un cuadro productivo que, a través de la tecnología, adquiere una capacidad superior a la que realmente tendría sin esos “apéndices técnicos” que potencian su actividad.

Por otra parte, aparece un perfil denominado “artista de los datos”: los profesionales que se dedican al diseño, maquetación y presentación de los resultados. En el Big Data los temas, interpretaciones y aplicaciones no parecen tener fin. Fue así como se llegó a hablar de las “armas de destrucción matemática”, en referencia a que los modelos de los analistas, en ocasiones, pueden tener sesgos que favorezcan sus intereses; lo que permite, entre otras cosas, discriminaciones a ciertas clases sociales a la hora de extraer conclusiones del análisis de grandes cantidades de datos.

Y, cómo no, se abordo el trascendental tema de la protección de datos.  Es necesario decir que, hasta la fecha actual, no hay ninguna legislación que entre al terreno del Big Data, aunque está previsto que hacia mayo del 2018 la Unión Europea ponga en marcha un reglamento que podría obligar a las empresas a hacer informes de riesgos para la protección de la privacidad.

En resumen, todos estos aspectos introductorios dan alguna idea de la importancia adquirida actualmente por el Big Data y el Data Science. Pero, sobre todo, confirman la imperiosa necesidad de formación por parte de cualquier profesional en contacto con procesos que crean datos y cuya actividad implique tecnologías de información, búsqueda, esquematización u ordenamiento, posicionamiento y visibilización, etc.

Este curso breve, creado por los mismos directores de uno de los mejores programas formativos en Big Data y Data Science existentes entre las universidades españolas, es una gran oportunidad para profundizar en los grandes retos y las promesas de este núcleo de la transformación digital.       

Más información en este enlace.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar